Cómo escribir para la web


Un lector en la web es a menudo...


  • Alguien que NO leerá tu sitio, 

pero navegará por él, pasando las páginas, analizando rápidamente lo que le podría interesar, saltando de enlaces a imágenes, de título a título, ojeando tu sitio mientras piensa que ha entendido el contenido con una lectura tan veloz. 

> Un sitio no es un libro. Pestañas de etiquetado, repetir algunas cosas de manera diferente, títulos grandes, capítulos cortos y páginas muy claras, son formas de adaptación a esta realidad. 


  • Alguien que busca información,

a menudo con la esperanza de tomar una decisión.

> Tu lector es una persona que quiere entender lo que tú compartes. 


  • Alguien que busca satisfacción o distracción,

a menudo las dos al mismo tiempo. La emoción transmitida por un sitio web forma parte de la experiencia. 

> Dependiendo de tu campo, escribir de forma más amena e informal, es una buena manera de dirigirte a tu lector. 


Escribir para la web es un tema importante hoy en día. 

Hacer que tu contenido sea simple no es tan fácil

Investiga un poco y encontrarás muchas buenas recomendaciones sobre la necesidad de tener particularmente frases cortas. Usar un lenguaje simple permite una experiencia de lectura más rápida y un nivel más alto de comprensión y memorización.

Los capítulos claros y bien organizados permiten que el lector tome una decisión más constructiva y más cómoda en el tema recurrente de: ¿leer o hacer clic?.


Ok, debe ser simple... pero ¿cómo elegir las palabras adecuadas?

Una vez hayas hecho la lista de preguntas y de expresiones claves de tus lectores, te interesa mantener continuamente en la mente:  

  • Las expectativas de tu lector. 

  • El lenguaje que él comprende.   

  • El vocabulario que quieres que aprenda.

Por favor, no cometas el error de escribir para Google. 

Piensa en tu lector, sus necesidades y su lenguaje más que en Google y los resultados de búsqueda. Es en serio. Usa tus palabras claves sólo cuando sea relevante, debes entender que los motores de búsqueda (y por supuesto los lectores) entenderán cuando son relevantes. Ninguno de ellos busca simplemente una gran densidad de palabras claves. No tengas miedo de usar sinónimos en el mismo contexto.

Repetir las mismas palabras una y otra vez no ayudará a tu sitio web.  


El cambio de aceite: un ejemplo practico de comunicación y contexto en la vida diaria.  


Imagina, 

que estás manejando por la ciudad y descubres que necesitas un cambio de aceite.  
Buscarás letreros con las palabras "cambio de aceite" y preferiblemente con "un precio". La "duración" también será bienvenida.

Examinarás visualmente las calles en busca de estas palabras claves, excluyendo todo lo demás. Para que puedas encontrar la tienda, es esencial que usen las palabras claves que tú estás buscando. . 
> Este es el lenguaje que el lector espera.


En la tienda,  
un mecánico viene a ayudarte. Un buen mecánico habla con palabras que el conductor entiende. Pero también es el momento de explicar lo importante que es la elección de un buen aceite. Un nuevo vocabulario aparece, más especializado: "semi-sintético, sintético" quizás este nuevo vocabulario es nuevo para ti pero deberías saberlo antes de realizar el cambio de aceite.

> Este es el lenguaje que el lector está aprendiendo. 


Ahora imagina esto,  
Tú llegas a la tienda y el mecánico te saluda y te pregunta si quieres "reemplazar tu fluido refrigerante viscoso y lubricante", quizás pienses que es un poco extraño pero accedes. Pero entonces te pregunta "¿qué coeficiente de presión-viscosidad-degradación es el más recomendado para tu motor?"

Llegado este momento lo más probable es que te vayas de la tienda, incluso si esta definición compleja es la forma técnica de llamar a un "cambio de aceite".

> Usar esta definición compleja (pero verdaderamente técnica) es un fracaso para la tienda. 


Conocer y utilizar el lenguaje del lector es importante. Conocer cómo y cuando proponer un nuevo concepto o una nueva palabra también lo es.


___
Es el momento de escribir.El próximo paso de ayudará a mantener las cosas claras y fáciles para ti y tu lector con una simple regla: 1 tema = 1 página