Una prueba de tu sitio web es siempre una buena idea


En este momento deberías tener escrito el contenido de la mayoría de tus páginas. Sin embargo es una buena idea no tener escrita la página de inicio todavía. Si ya la tienes, pues escóndela bloqueándola. No olvides que la prueba es en la versión publicada de tu sitio.


Qué probar llegado a este punto. 

Echa otro vistazo a la lista de preguntas que hiciste en el primer paso. 

Deberías poder hacer una lista de las preguntas típicas que tendrá el usuario en lo que llegue a tu sitio, pero ahora es un buen momento para ver si puedes encontrar alguna otra pregunta que tus visitantes puedan tener. Nuevas preguntas pueden surgir mientras escribes para el sitio.  

Esta es una muy buena razón para probar tu sitio de antemano.


Probando tu sitio tú mismo.

Probar tu sitio por ti mismo es un buen comienzo pero si sólo lo pruebas tú no lo estás haciendo correctamente. Necesitarás que otros usuarios prueben tu sitio.


Para hacer una buena prueba, trata de ponerte en el lugar de tus lectores. Trata de preguntar lo que ellos preguntarían. Por ejemplo:  

  • ¿Dónde queda este negocio? 
  • ¿Cuánto cuestan los productos o servicios que venden?
  • ¿Tienen otros clientes, están felices con los productos o servicios?

Por supuesto estos son sólo ejemplos, tienes que ponerte en los zapatos de tus lectores para poder hacer las preguntas que ellos harán.
Pregúntate cada una de las preguntas que los lectores podrían hacer pero no las respondas desde tu punto de vista de tu sitio. Respóndelas desde las respuestas que están en tu sitio. Si encuentras preguntas que no tienen respuestas, o respuestas parciales o inadecuadas, tendrás que modificarlas o añadir nuevas páginas para referirte a ellas. 


Sin embargo está no es la solución ideal ya que tú sabes en donde están las cosas y te será difícil ver respuestas parciales o incompletas ya que tu mente tendrá la tendencia a rellenar la información que falta. 


Probando con lectores

No hay una manera definitiva de probar. Los métodos dependen del contenido de tu sitio. Pero nos gustaría darte algunas directrices en cómo proceder. 


¿Les deberías decir que forman parte de una prueba?

  • Algunas veces es mejor no hacerles saber que estás tomando nota de lo que hacen y cómo lo hacen. A veces es posible presenciar las visitas a tu sitio web sin pensar que ellos están siendo controlados. 
  • Si tienes que asignarles alguna tarea, por ejemplo, el encontrar la dirección de la empresa o el coste del servicio, entonces puede que desees avisarles que es para una prueba y que estás intentando mejorar el sitio. 
  • Cuando los usuarios saben que están probando un sitio, muchos veces hacen demasiadas preguntas. Se vuelven inseguros y no saben si están navegando de manera correcta por tu sitio. Es importante hacerles saber que no hay una manera correcta o incorrecta de navegar por el sitio. Hazles saber que es el sitio web el que está siendo probado y no ellos. 

Los desafíos 

  • Mientras tú más parezcas ser un "observador neutral", mayores son las posibilidades de que puedas recopilar información importante. 
  • Deberías abstenerte de explicar omostrar nada. Quizás querrás agarrar el ratón, o apuntar a la pantalla. A veces hasta querrás perder los estribos. Es normal. Simplemente no lo hagas. ;-)
  • Déjalos que usen el sitio por sí mismos. Déjalos leer el sitio o no leerlo. Hacer o no hacer clic en los enlaces. Recuerda, esta es la forma en que tus usuarios usaran tu sitio. 
  • Anímalos a comentar /  que piensen en voz alta mientras navegan por tu sitio.
  • No te tomes las cosas personalmente. Uno de los problemas al administrar esto por tu cuenta, es que tú también eres quien hizo la inversión al crear el sitio. Si sientes que no puedes ser objetivo, quizás sea mejor que otra persona se encargue de este proceso. 
  • Al final de la prueba, pregúntales: lo que les gustó y lo que no les gustó. Escucha y anota sus comentarios, no necesitas estar a la defensiva. No expliques, no argumentes. Todo esto es para que tu sitio sea mejor para tus lectores. Sus criticas están aquí para ayudarte. 

Repite el proceso con gente diferente 

Intenta tener una amplia base de datos de tus lectores al probar tu sitio, diferentes grupos de lectores percibirán tu sitio de forma muy diferente.  

  • Pídele a un niño que vea tu sitio y que trate de encontrar las respuestas. 
  • Las personas mayores son muy buenas probando.
  • Los que prueban deberían estar conectados a la actividad que presentas, la opinión de la gente que no participa en tu actividad no es de gran ayuda. 
  • Tampoco hace daño contratar a un profesional para que te dé su opinión.

Repite este proceso muchas veces para asegurarte de que has encontrado la mayoría de los comportamientos típicos de la gente que navega por tu sitio, respondiendo a todas las preguntas que tus lectores podrían hacer. Nuevas preguntas podrían surgir durante este proceso y quizás tengas que modificar o añadir páginas para responder a estas preguntas. 


Observa cómo encuentran (o no) las respuestas  

El periodo de prueba puede ser un trabajo duro, pero recuerda que este sitio web no es para ti, es para tus lectores. 

Llegado a este punto deberías asegurarte de que: 

  • La organización y las etiquetas de tus pestañas permitirán a los probadores saber en donde buscar la información que están tratando de encontrar. 
  • Para cada pregunta hay una pestaña obvia para hacer clic. 
  • Tus títulos de bloque, les permitirán sobre volar una página e ir directamente al capítulo relevante. 
  • No tienes temas enterrados. Estos son preguntas que están escondidas debajo de un título incorrecto o en la página incorrecta. 
  • En los lugares en donde los lectores quieran moverse de forma natural entre páginas, hayan enlaces dentro del texto, para hacer de este proceso lo más fácil que sea posible. 
Prueba en lo que puedas y prueba con frecuencia.

Aplicando lo que has aprendido en estas pruebas. 

Con lo que aprendiste en estas pruebas serás capaz de:   

- Revisar los títulos de los capítulos y páginas asegurándote de que reflejan el contenido que es presentado bajo sus nombres.  

- Ajustar tus enlaces para resaltar las palabras claves correspondientes.  

- Mejorar la circulación entre páginas, un factor importante en la comodidad de los usuarios. 

Reagrupar tus pestañas para que sigan una jerarquía natural. Una jerarquía que tus lectores entiendan fácilmente y sigan sin problema.